Mons. Gómez: Laudato Si’ es una reflexión moral y espiritual sobre nuestro tiempo

 En su nueva columna semanal titulada “Alabado seas y el don de la creación” Mons. José Gómez, Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos) realiza un análisis sobre algunos temas desarrollados en la nueva encíclica del Papa Francisco, Laudato Si’, que trata sobre el cuidado a la creación.

En  esta encíclica el Papa enfatiza habla de una serie de temas importantes sobre la creación. Al respecto el Arzobispo de Los Ángeles indica que “ Laudato Si’ no es tanto una obra sobre la política o la economía; se trata más bien de una reflexión moral y espiritual sobre nuestro tiempo”.

Recuerda luego las palabras del Pontífice sobre poner en su lugar al ser humano y acabar con su pretensión de ser el dueño absoluto de la tierra, y proponiendo a Dios Padre como el creador y único dueño del mundo: “porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses”, escribe el Papa. Asimismo, añade que el orden natural en el mundo es designio del Padre.

También enfatiza en que el hombre está en el centro del plan de Dios para la creación, al ser creado a su imagen y semejanza.

“El amor de Dios es el móvil fundamental de todo lo creado… Entonces, cada criatura es objeto de la ternura del Padre, que le da un lugar en el mundo. Hasta la vida efímera del ser más insignificante es objeto de su amor y, en esos pocos segundos de existencia, él lo rodea con su cariño”.

Por otro lado, el Arzobispo de Los Ángeles señala que aunque el Papa acepta la teoría científica de la evolución, rechaza cualquier intento de reducir al ser humano como un mero producto en los procesos naturales. Para él la persona tiene algo de sagrado.

Asimismo, el Santo Padre rechaza quienes se preocupan más por los temas ambientales que por las necesidades humanas. Existe un “relativismo cultural” y “una obsesión por negar toda preeminencia a la persona humana”, en la que “se lleva adelante una lucha por otras especies que no desarrollamos para defender la igual dignidad entre los seres humanos”.

Mons. Gómez indica que el Papa utiliza palabras fuertes para condenar a aquellos que proponen el aborto y el control de natalidad como soluciones a los problemas ambientales.

Más bien, recuerda las palabras de Francisco sobre  la necesidad de recuperar el sentido de la responsabilidad por los demás.

“Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos”, manifiesta el Papa.

El Arzobispo señala que el antídoto propuesto por el Pontífice contra el consumismo y la cultura del desperdicio es la espiritualidad cristiana.

“Nuestra fe, dice, nos lleva a un estilo de vida, a “una actitud del corazón” que se caracteriza por la moderación, la humildad y la gratitud; y encuentra la felicidad en las pequeñas cosas de la vida y “se entrega a cada momento como don divino que debe ser plenamente vivido”.

 

Entrevista